Poesía Social image

braniac amor image

La Libertad - Sebastián Salazar Bondy




Si el sol brillara hoy
diria a voces que amo la libertad,
su enorme casa de pájaro blanco,
su criatura lanuda,
su límpido semáforo en el cruce,
y contaría que durante sus viajes
la aguarda mi corazón entreabierto
con la mesa puesta,
con la vianda preciosa servida.
Si hoy brillara la libertad,
si chorreara su luz como un bizcocho limeño,
si borrara las cosas atroces
que nos emparentan con la muerte,
mi pie dejaría un rastro de baile,
los sabuesos no sabrían dónde estoy,
los jueces se secarían como pantanos
y la vida sería un girasol
derramado como miel en el tiempo.

Bailando con los Negros - Pablo Neruda




Negros del Continente, al Nuevo Mundo
habéis dado la sal que le faltaba;
sin negros no respiran los tambores
sin negros no suenan las guitarras.
Inmóvil era nuestra verde América
hasta que se movió como una palma
cuando nació de una pareja negra
el baile de la sangre y de la gracia.
Y luego de sufrir tantas miserias
y de cortar hasta morir la caña
y de cuidar los cerdos en el bosque
y de cargar las piedras más pesadas
y de lavar pirámides de ropa
y de subir cargados las escalas
y de parir sin nadie en el camino
y no tener ni plato ni cuchara
y de cobrar más palos que salario
y de sufrir la venta de la hermana
y de moler harina todo un siglo
y de comer un día a la semana
y de correr como un caballo siempre
repartiendo cajones de alpargatas
manejando la escoba y el serrucho,
y cavando caminos y montañas,
acostarse cansados, con la muerte,
y vivir otra vez cada mañana
cantando como nadie cantaría,
cantando con el cuerpo y con el alma.
Corazón mio, para decir esto
se me parte la vida y la palabra
y no puedo seguir porque prefiero
irme con las palmeras africanas
madrinas de la música terrestre
que ahora me incita desde la ventana;
y me voy a bailar por los caminos
con mis hermanos negros de La Habana.

Poética - Manuel Bandeira




Estoy harto del lirismo comedido
Del lirismo niño-bueno
Del lirismo funcionario público con libro de asistencia
libro de control de horas de oficina
y manifestaciones de aprecio al señor director

Estoy harto del lirismo que se para y va a averiguar
la vigencia vernácula de un vocablo

Abajo los puristas
Todas las palabras sobre todos los barbarismos universales
Todas las construcciones sobre todas las sintaxis de excepción
Todos los ritmos sobre todos los innumerables

Estoy harto del lirismo enamorador
Político
Raquítico
Sifilítico
De todo lirismo que capitule a cualquier cosa que no sea él mismo
Por otra parte no es lirismo
Será contabilidad tabla de cosenos secretario del amante ejemplar
con cien modelos de carta y diversas maneras de agradar a las mujeres,
etcétera.

Antes prefiero el lirismo de los locos
El lirismo de los ebrios
El lirismo difícil y pungente do los borrachos
El lirismo de los clowns de Shakespeare

No quiero saber más del lirismo que no sea liberación.

Digo - Jorge Debravo




El hombre no ha nacido
para tener las manos
amarradas al poste de los rezos.

Dios no quiere rodillas humilladas
en los templos,
sino piernas de fuego galopando.
manos acariciando las entrañas del hierro.
mentes pariendo brasas,
labios haciendo besos.

Digo que yo trabajo,
vivo, pienso,
y que esto que yo hago es un buen rezo,
que a Dios le gusta mu8cho
y responde por ello.

Y digo que el amor
es el mejor sacramento,
que os amo, que amo
y que no tengo sitio en el infierno.

Piedra de Sol (fragmento) - Octavio Paz




todo se transfigura y es sagrado,
es el centro del mundo cada cuarto,
es la primera noche, el primer día,
el mundo nace cuando dos se besan,
gota de luz de entrañas transparentes
el cuarto como un fruto se entreabre
o estalla como un astro taciturno
y las leyes comidas de ratones,
las rejas de los bancos y las cárceles,
las rejas de papel, las alambradas,
los timbres y las púas y los pinchos,
el sermón monocorde de las armas,
el escorpión meloso y con bonete,
el tigre con chistera, presidente
del Club Vegetariano y la Cruz Roja,
el burro pedagogo, el cocodrilo
metido a redentor, padre de pueblos,
el Jefe, el tiburón, el arquitecto
del porvenir, el cerdo uniformado
el hijo predilecto de la Iglesia
que se lava la negra dentadura
con el agua bendita y toma clases
de inglés y democracia, las paredes
invisibles, las máscaras podridas
que dividen al hombre de los hombres,
al hombre de si mismo,
se derrumban
por un instante inmenso y vislumbramos
nuestra unidad perdida, el desamparo
que es ser hombres, la gloria que es ser hombres
y compartir el pan, el sol, la muerte,
el olvidado asombro de estar vivos.

Octavio Paz habla




"Casi todas las religiones orientales ignoran la noción de un Dios creador y muchas son francamente ateas; las tendencias Samkhya y Yogui clásicas, dentro del hinduismo; el budismo Hinayana y ciertas corrientes del Mahayana; el jainismo". "Se puede imaginar lo divino como un orden cósmico, una armonía, una razón o proporción que comprende todas las medidas que es la medida misma, ritmo del cual somos nosotros uno de los acordes. Lo divino no se agota en la idea divino; ni tampoco en la de muchos: todas las deidades emergen de lo divino; los dioses nacen y mueren, pero lo divino permanece. Este Dios sin rostro -pero que posee todos los rostros-; que no ha creado al mundo porque él mismo es el mundo; que no es nuestro padre - pero que de alguna manera se identifica con nosotros-; que no es responsable de nuestros actos ni del mundo -más bien nosotros somos responsables del orden de su mundo, pues en nuestra libertad descansa su perfección; sin ella su orden no sería perfecto y ni siquiera sería orden-; este Dios que es el tiempo desplegándose en todas las formas, transparente y vacío, para que podamos ver a través de la multiplicidad de la unidad...es el Ser de los griegos, el Atman de los Upanishad, el Nirvana de Buda, el silencio henchido de sgnos que responde a Cristo en la cruz cuando se siente abandonado por su Padre".